Robo-Advising ¿sólo tecnología o una nueva forma de invertir?

Por Gerardo Herrera, Director de Comunicación de Riskmathics

Robo-advising se ha convertido en la tendencia más reciente y de actualidad en servicios financieros. El término invoca imágenes futuristas de mercados financieros dominados y guiados por robots y algoritmos, donde el factor humano, la intuición, y la creatividad estratégica, parecen pasar a un segundo plano.

Y es un área en crecimiento, sin duda. Según Jon Stein, CEO de una las más conocidas firmas de robo-advising, Betterment, la emergente industria maneja cerca de 8 billones de dólares atendiendo a un poco menos de un cuarto de millón de clientes.

Y es que no es sólo el uso de algoritmos para automatizar lo que caracteriza a esta nueva práctica en los mercados; se trata de una nueva forma de enfocar las inversiones, en forma más inteligente y más efectiva, apoyada y guiada por la tecnología. Los robo-advisors ofrecen así diversidad de servicios, desde estructuración de portafolios, inversión en ETFs, reinversión de dividendos, y hasta administración del fondo de retiro.

Así, por ejemplo, una estrategia de robo-advising para retirados establecerá una cantidad mensual a ser retirada por el cliente, y a través de los algoritmos ajustará dinámicamente dicho monto en respuesta a movimientos en tasas de interés y otras variables, con objetivo último de que el cliente no se quede sin dinero, y sin necesidad de realizar continuos ajustes “manuales” del portafolio.

Es por ello que no basta con los algoritmos y la tecnología, se requiere asesoría especializada que no todos los proveedores de administración de portafolios pueden ofrecer, aunque las grandes firmas están acortando ya la brecha que existe entre ellas, y las compañías emergentes del sector.

Por ello, frente a las firmas especializadas más conocidas, como Betterment y WealthFront, muchas empresas establecidas del sector, como Fidelity, Schwab, y Vanguard, empiezan a incluir dicho servicio en su oferta.

¿En qué se diferencian todos ellos? Aunque aparentemente similares, hay importantes diferencias en diversos atributos del servicio, como:

  • Costo, el cual puede ir desde ínfimo hasta 50 puntos base o más.
  • Mientras algunas firmas requieren la transferencia de fondos a sus cuentas, otras permiten mantener los fondos en cuentas de firmas de brokerage reconocidas.
  • Aunque la mayoría se concentra en ETFs seleccionados por el proveedor, algunas permiten invertir en acciones individuales.

Risk Management & Trading Conference 2018

Si quieres entender más sobre esta nueva área en los mercados financieros, no dejes de asistir a la Risk Management & Trading Conference 2018, donde Alfonso Romo, Mario Gamboa y Jorge Márquez impartirán el workshop Digital Asset Management and Robo Advising.